0

Tu carrito está vacío

Unidad - Diana Navarrete

Esta obra es una serie que explora las imágenes de volcanes en erupción dentro de nuestro llamado territorio nacional. El trabajo de Diana Navarrete siempre se ha caracterizado por una destreza técnica, y aquí esa cualidad adquiere retos interesantes por la dificultad de las imágenes mismas. Estos eventos naturales, y todas las manifestaciones de la naturaleza, exigen diferentes soluciones pictóricas dentro de un mismo cuadro sobre todo si se quiere seguir el camino realista. Cada vez que un volcán está en erupción, parece comunicarse con el cielo. Éste se activa a manera de luces, rayos y fuegos aéreos que bajan a la tierra justo cuando ella despierta desde su centro, creando además formaciones inusuales en las nubes. La importancia de este suceso es bien conocida por todos. El volcán estalla y con ello se generan cambios necesarios para el desarrollo de la vida alrededor. Luego de los temblores y limpiezas que vienen con toda transformación, la tierra se regenera desde la ceniza con una fuerza inusitada.
Como seres humanos nuestra perspectiva es bastante limitada, parecería necesario partir asumiendo eso si queremos acercarnos al resto de las formas de vida en el planeta con humildad y así aprender de ellas. Sin embargo, la conciencia parece darnos un grado más de visión cada vez que la elevamos,
aunque sea un poco. Estos volcanes se han invertido, creando un reflejo de sí mismos como si de un espejo se tratara, efecto que muchas veces la naturaleza se encarga de producir cuando hay presencia de agua en los alrededores. La visión del volcán invertido, creando una explosión doble en la
superficie y el interior, podría leerse como la metáfora de esta mirada consciente y amplia que involucra lo visible e invisible.
El Volcán de Villarrica en erupción es el protagonista del cuadro presentado a continuación. La imagen fue tomada en octubre del dos mil quince y habla de una ocasión en particular, pero a la vez es un comentario más universal del que parecería desde la superficie. El Volcán Villarrica es también todos los volcanes de nuestro país y del mundo, pues recordamos a la tierra como un cuerpo entero, vivo, liberando energías desde su centro. En este caso la vista nocturna da cabida al cielo estrellado, constelaciones que la artista representa con una dedicación milimétrica. 
Diana Navarrete