0

Tu carrito está vacío

René Olivares

Nace en Santiago de Chile en 1946. Inquieto y deseoso de conocimiento, a los veintitrés años viaja a Roma y reside en esa capital algunos meses, pintando. Posteriormente será Rapa Nui quien atraerá su atención. René vive en esa isla la libertad del gran horizonte del Pacífico dejándose transportar por las leyendas de la Polinesia. Desde sus primeros años, René había comenzado los especiales viajes por los territorios de la imaginación, recorridos que lo hicieron rodearse de un mundo secreto, de universos no vistos. El espacio interestelar se tiñe repleto de estrellas. Planetas extraños y jamás conocidos irrumpen en las pinturas. Animales fantásticos pueblan geografías siempre fabulosas, sugestivas. Si no, simples lagartos que, junto con las piedras, datan de la prehistoria. Sus visiones transitan por un paisaje donde las hecatombes, las feroces erupciones de la Tierra o las manifestaciones incógnitas de algún continente sumergido anidan en los pensamientos de un extra-terrestre. Toda la obra transita por la amplitud de las posibilidades que en nuestra imaginación existen. De pronto, nace un supralenguaje. Pinceles y lápices comienzan a verter curiosas e inéditas caligrafías, melosos signos parecieran hacer referencia a una conciencia sideral que inunda sutilmente el cosmos y a toda la materia.

 

Extracto del texto de Eduardo Parra
Músico y Poeta
Los Jaivas