0

Tu carrito está vacío

Entrevista a Tomás Verdejo

septiembre 01, 2020 2 min de lectura

Entrevista a Tomás Verdejo

El actor se radicó en Praga, República Checa, hace tres años, a donde llegó para concretar proyectos personales y de estudio. Ahí, estudió fotografía y otras materias, y regresó a Chile en enero.

«Vine porque tengo un departamento en Santiago que estaba arrendando, pero el arrendatario tuvo problemas y tuvo que irse. Aproveché de venir a arreglarlo para arrendarlo otra vez, pero eso se complicó y me fui quedando», comentó el fotógrafo a LUN.

 

Su idea era regresar a Praga en mayo, pero le cancelaron el pasaje y perdió la visa que tenía. «Este año ya me quedé. Debería y me encantaría volver, pero en estos momentos no tengo planes», agregó.

Sobre su vida en Praga, el artista indicó que «es una ciudad agradable para vivir porque el chica», y es fácil de recorrer. Las jornadas laborales o de estudio no son tan largas, y la gente aprovecha su tiempo ya que «a las 17 horas ya están afuera y aprovechan lo que les queda del día: los cafés y bares siempre están llenos».

Además, reveló que «no pasa nada si vas a un bar a las cinco de la tarde. Son muy buenos para la chela, a las 11 de la mañana están desayunando con chela y no pasa nada».

Verdejo pasó los últimos 3 años en la ciudad de Praga, República Checa, por “proyectos personales, de estudios y de querer vivir en otro lado por un tiempo”. Sin embargo, a principios de este 2020 volvió a Chile para arreglar un departamento que estaba arrendando en Santiago. “El arrendatario tuvo problemas y tuvo que irse. Aproveché de venir a arreglarlo para arrendarlo otra vez, pero eso se complicó y me fui quedando”, contó.

En mayo tenía previsto su regreso a Europa. Sin embargo, su vuelo fue cancelado por la pandemia del coronavirus. “Perdí la visa que tenía. Este año ya me quedé. Debería y me encantaría volver, pero en estos momentos no tengo planes”, confesó el actor, quien ahora se dedica profesionalmente a la fotografía.

Cada cierto tiempo exponía fotos, en Praga expuse, y acá se dio porque conocí a Carlos Salazar y Marcos Cárdenas, de la galería Montegrande y surgió la idea de montar algo para la galería, por ahora de manera virtual. Tengo un montón de material fotográfico y eso fue como un rescate…Son encuentros en el día a día, no soy de salir a sacar fotos, no me funciona así”, reveló